Historia de una puta anestesiada.2

—El señor quiere que llamemos a la niña, Doña Catalina —dijo Remigios la sirvienta, a la cocinera. —Pero si todavía es una culicagada que no se sabe ni lavar bien el culo —contestó Sagrario la cocinera. —Sagrario, ¿ya le preparaste el desayuno a Doña Catalina? —preguntó burlándose. —Bueno, bueno… ¿A qué se debe tanta risa? […]

https://melbag123.wordpress.com/2016/03/01/historia-de-una-puta-anestesiada-2/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s