Historia de una puta anestesiada. 5

Catalina respiró hondo. González se quedó mirándola, escrutando sus gestos, queriendo adivinar lo que pasaba por aquella cabeza pueril. Pasaron unos minutos antes de que ella dijera una palabra. —Bien, González —dijo—. Ahora quiero saberlo todo. Me vas a explicar a quién le debía dinero mi marido. —Se llaman acreedores —corrigió el contador. —Acreedores… Bien, […]

https://melbag123.wordpress.com/2016/03/04/historia-de-una-puta-anestesiada-5/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s