Una de tantas cartas de despedida, porque el amor no se mendiga.

No puedo reclamarte por no amarme como merecía, porque no se puede pedir a alguien que sienta algo que no puede sentir.  Después de tantos días de no parar de pensar en ti, estar culpándote y a la vez culpándome a mí por hacerlo, ayer en medio de una canción intensamente romántica pasaste por miSigue leyendo «Una de tantas cartas de despedida, porque el amor no se mendiga.»

Una de tantas cartas de despedida, porque el amor no se mendiga.

No puedo reclamarte por no amarme como merecía, porque no se puede pedir a alguien que sienta algo que no puede sentir.  Después de tantos días de no parar de pensar en ti, estar culpándote y a la vez culpándome a mí por hacerlo, ayer en medio de una canción intensamente romántica pasaste por miSigue leyendo «Una de tantas cartas de despedida, porque el amor no se mendiga.»