No es…

No es nube, ni pájaro, ni reflejo, ni torbellino, ni maleza, ni laberinto; no es espejo, ni luna, ni retrato, ni rayo, ni anagrama, ni farolillo; no es duda, ni certeza, ni deseo, ni tuit, ni muro, ni acertijo; no es beso, ni cama, ni canción, ni mesa, ni mar, ni delirio; no es […]Sigue leyendo “No es…”

SI PUDIÉRAMOS…

Si pudiéramos acariciarnos dulcemente y apasionadamente, salvajemente. https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/01/29/si-pudieramos/

Silencio.

Fríos amaneceres sobre pardos tejados. Preguntas sin respuesta en la taza de cafe. Silencio. Silencio. Silencio. Y una mueca así de triste en la superficie del espejo. Silencio, silencio y miedo a la muerte Cuando las nubes se visten de fantasma, encadenan mi mirada con sus dudas.  Silencio, miedo y angustia. Mientras la lluvia caeSigue leyendo “Silencio.”

Momentos.

Hay momentos que te asaltan como un timbrazo a media noche o un fuerte estallido durante la verbena de San Juan. Momentos en los que el estupor, deja sitio a la sorpresa ésta hace hueco a la perplejidad, para que después inevitablemente se instale el alivio o el miedo, en forma de incertidumbre magmática, comoSigue leyendo “Momentos.”

Walking Dead

WALKING DEAD Entre tus palabras encontré cadáveres exquisitos. El eco de tu voz era un sonido impostado. Las solapas de tus libros escondían el polvo de otros nombres. Quisiste acercarte al vacío, pero su presencia te hacía reptar hacia su borde. Mientras él te observaba desde el fondo convertido en cenizas, intentaba la reconstrucción. NuncaSigue leyendo “Walking Dead”

El dios de la arena

Originalmente publicado en: La poesía no muerde I Recuerdo claramente sus palabras: “Me has adorado como ningún otro, te bendigo hijo mío”. ¡Y ocurrió! Aparecí en un desierto sin noches, de soles constantes. II No recuerdo cuantos años llevo aquí. ¿Morir? Eso ya no aplica para mí. Este sucio dios traidor me dio una penaSigue leyendo “El dios de la arena”